17 de abril de 2014

Menos es más, Teatro del Gallinero en Sevilla

FUENTE: DIAGONAL ANDALUCÍA

En Sevilla, el teatro mínimo es un género en auge. Un formato que por su brevedad y sus exigencias materiales, se ajusta bien al contexto actual, permitiendo funciones accesibles a todos los bolsillos y adaptables a una gran diversidad de lugares. Sin mermar la calidad, por supuesto.

María José Castañeda interpretando Culto a la abundancia en la Bicicletería
Uno de estos lugares, desde hace varios meses activado para el teatro, es el gallinero de la Bicicletería, una guardilla ácrata e idónea para la magia. Allí, entre muebles viejos y techos bajos, conocí el pasado febrero a María Castañeda y a Jorge Dubarry, quienes con su compañía "Teatro del Gallinero" (una deriva del proyecto "¿Por qué Teatro?" que Dubarry inició en 1998), plantean cada noche de jueves, a partir de las 22:00 h., una propuesta teatral diferente.

Las escenas de Teatro del Gallinero, alternan producciones propias con trabajos de otros creadores, y han pasado por la Bicicletería en los últimos tiempos gentes tan dispares como "Os reverendos", "Desguace Teatro", "Jim Rivera, El Aguililla de Jérez", etcétera. A pesar de la diversidad, la mayoría de las propuestas convergen en una ácida crítica social, en el uso de la ironía y en una gran fuerza expresiva, que compensa con creces la escasez de recursos.

Quizás una de las propuestas más interesantes representadas hasta ahora sea "Culto a la abundancia", producción propia escrita por Javier Berger, dirigida por Jorge Dubarry e interpretada, en este caso, por María Castañeda. "Culto a la abundancia" recrea el discurso de un predicador latinoamericano, que nos promete una bonanza económica ilimitada a cambio, únicamente, de financiar su iglesia. Castañeda consigue un personaje creíble, lleno de tics nerviosos y de la verborrea propia de su género. Al inicio de la pieza el predicador se muestra seguro, citando pasajes de su libro 'sagrado' al tiempo que nos suelta todo un discurso neoliberal, muy representativo de lo que nuestra sociedad considera qué es el éxito social. Sin embargo, tras pasar el cepillo, su actitud cambia radicalmente, desnudánse ante el público y desmoronándose en sólo un instante la imagen triunfal que había tratado de construir.

En los tiempos que corren, iniciativas como Teatro del Gallinero suponen todo un ejercicio de reinvención y de desafío a la situación económica actual. Un esfuerzo, con pocos recursos materiales, pero gran talento humano, que pone de manifiesto la buena salud creativa del teatro sevillano actual. Como Jorge Dubarry comentaba recientemente en Radiopolis, la forma de ir sobreviviendo a la crisis es “hacer mucho teatro”


16 de abril de 2014

Entrevista a Rogelio López Cuenca

FUENTE: DIAGONAL
 


“El arte tiene que disolverse cuando haga falta”
Frente a la ‘picassización’ de Málaga, Rogelio López Cuenca defiende el arte como acción directa

El mural de Obey en Málaga ha sido muy criticado / Franz van Peltz

El Museo Picasso de Málaga fue inaugurado en octubre de 2003. Desde entonces, siguiendo el modelo del Pompidou de París o el Guggenheim de Bil­bao, el centro de la ciudad está sufriendo una profunda remodelación. Instituciones culturales e intereses inmobiliarios convergen para desarrollar la ‘marca Picasso’, un ejemplo de gentrificación y de supeditación del espacio público a los intereses económicos.

Charlamos con Rogelio Ló­pez Cuenca (Nerja, 1959), un artista visual e investigador cuyo trabajo versa sobre la construcción del imaginario colectivo, la identidad y la memoria.
 

¿En qué consiste el ‘efecto Picasso’ y en qué ha condicionado la identidad de Málaga desde la apertura del museo en octubre 2003?

La “picassización” de Málaga es la cara más visible –hasta la caricatura– de la imposición de las políticas neoliberales en la ciudad; es el modo particular en que se ha acometido la reconversión al mercado del “turismo cultural” de una ciudad desindustrializada (otra más) para atraer inversiones y visitantes: construcción o ampliación de infraestructuras de transportes, terciarización de la economía, en torno a la hostelería principalmente, gentrificación del centro histórico, sometimiento de la política urbanística a los dictados de las inmobiliarias... Todo ello en torno a la casualidad de que Picasso naciera aquí. Es la variedad local de aspiración al ‘efecto Bilbao’ o el ‘efecto Guggenheim’. Desde entonces, Málaga ha recibido el AVE, ha abierto una segunda pista en el aeropuerto –de nulo uso y por sólo 224 millones de euros– y el puerto se ha convertido en una estación de cruceros que vomitan oleadas de turistas que tienen en el Picasso una parada obligada; así que el entorno del museo, en el centro del casco histórico, es una ininterrumpida sucesión de bares, restaurantes y tiendas de souvenirs. Todo muy picassiano. Y picassiana puede ser cualquier cosa. La verdad es que es difícil imaginarse una marca más versátil que Picasso y su capacidad de disparar la plusvalía de cualquier mercancía a la que se aplique: desde un perfume a un coche –y no cualquiera, eh: en España ¡es el coche de la policía! [el modelo Citroën Picasso es utilizado por la Policía Nacional].
 

¿Qué papel jugaron la prensa y los expertos en la elaboración del nuevo relato de ciudad y en la despolitización de Picasso?

Los media son indispensables en la construcción de una opinión pública que llegue a sentir como propios los intereses de las élites dirigentes. Los expertos, además, son responsables de la elaboración de un discurso teórico destinado a la ‘malagueñización’ de Picasso, a su naturalización, a purgarlo de todo referente político, a esencializar su figura como paradigma ahistórico de “español, español, español”. Como si fuera un personaje de Merimée… ¡o de Ozores!


Actualmente se está desarrollando el proyecto MAUS (Málaga Arte Urbano Soho), financiado con fondos europeos. ¿De qué se trata y qué consecuencias está teniendo para el panorama sociocultural malagueño?

Este tipo de proyectos de street art y “distritos de arte” son el reclamo típico, y a la vez la pantalla recurrente de los procesos de gentrificación y especulación inmobiliaria. Si este caso tiene una virtud es que la operación es tan grosera, sus promotores van tan sobrados, que ni se han preocupado de salvar las apariencias.
 

Dentro de las intervenciones urbanas del MAUS, Frank Shepard Fairey, alias Obey, ha pintado un mural gigante a espaldas del Centro de Arte Contemporáneo. ¿El típico caso del artista paracaidista?

No es un asunto esencialista, de ser o no ser, sino performativo, de actuación, de comportamiento. Y el caso concreto del mural de Obey en Málaga es un ejemplo palmario de paracaidismo. No se puede ir por el mundo aterrizando siempre ante una página en blanco, sin saber a dónde llegas ni para qué va a ser utilizado tu trabajo.


¿Es compatible la ciudad marca con una ciudad política dirigida por la ciudadanía?

¿Cuáles son las prioridades? ¿Una ciudad se puede “situar en el mapa” sin ser sede de macroeventos? ¿Sin edificios de arquitectos-estrella? ¿Por el grado de participación democrática de sus habitantes, de bienestar social? ¿Por su nivel de acceso a los servicios públicos, incluida la cultura? ¿Por su participación no sólo como consumidores, como espectadores, sino como agentes activos?


¿Qué responsabilidad tienen los creadores ante la construcción de la ciudad marca?


 Toda. Todo arte es político. No sólo el antagonista. También el que aplaude. Y el que mira hacia otro lado.
 

¿Estamos condenados a ganarnos la vida sirviendo al ocio burgués?

Tradicionalmente, los jóvenes artistas revolucionarios, de­sengañados ante la futilidad de sus fantasías transformadoras, terminaban por sistema convertidos al cinismo y al pancismo. Hoy, las industrias culturales han dejado bien claro que el arte no es otra cosa. Y que el trabajador creativo es el modelo prístino del precariado.


Hay que tener conciencia de las posibilidades y los límites del campo en que actúas. Las prácticas artísticas tienen que ir a otro ritmo, producir contradiscurso, trabajar críticamente en el desmontaje de las estrategias de estetización espectacular, en cuyo interior ellas mismas se producen. Y desaparecer cuando haga falta, disolverse –el arte es una herramienta entre otras– en el interior de la acción política directa cuando las condiciones lo requieran o lo hagan posible. Y trabajar para que eso suceda.


11 de abril de 2014

La Utopía era la Corrala

Artículo de Pablo García de Castro.

La Semana Corralera, previa a la Semana Santa en Sevilla nos dejó un circo partidista que ha dejado indiferente a pocos. A mí, en la distancia, se me ocurre pensar que los partidos (PP, PSOE e IU) se han metido tanto, que esto ha terminado pareciendo unas elecciones. Y tanto ha parecido un proceso electoral, que como cada vez que se abren las urnas, ganaron todos los partidos y perdió la gente.


El Partido Popular ganó. A su electorado le queda que la Corrala se cerró con el uso de la violencia policial, el orden se impuso, el polo subersivo se apagó, fin de las actividades y las discusiones ciudadanas, fin del crecimiento político de un sector deprimido de la sociedad, eliminado un punto de encuentro para movimientos sociales y políticos en Sevilla.

El PSOE ganó. El PP quedó representado como el malo de la película para los votantes socialistas, siendo el malo malísimo el alcalde Juan Ignacio Zoido. Cuando surgió el asunto de la entrega de llaves, el PSOE se situó como garante de la ayuda institucionalizada, recordando que sólo debía darse solución inmediata a las personas en riesgo de exclusión social (por cierto, lo que dice la sentencia a la que se agarra IU). Así, dio satisfacción a quienes les gusta pensar que hay que “ayudar”, pero por orden, de camino poniendo a pelear a los pobres contra los más pobres. Al PSOE esto de las prioridades no se le acaba de dar bien, priorizar el pago de la deuda modificando una noche de verano la constitución no le pareció injusto, y eso que era poner por delante el pago a multimillonarios a acreedores antes que las políticas sociales que se supone ayudan más a los menos favorecidos.

Ganó IU. Tuvo la foto para hacer el cartelito. “Sólo el pueblo defiende al pueblo”. En plena precampaña electoral para las Europeas, IU vio un filón con el Gamonal Sevillano y decidió apuntarse para pasar la gorra. Repartió llaves como si la Consejería de Vivienda fuera su cortijo, priorizando este caso por mediático.¿ No tuvo la Consejería cada día llamadas de personas en parecida situación l? ¿Por qué no les dio unas llaves de inmidetiato? Fácil, la foto no valía tantos votos. IU no solo instrumentalizó la dignísima lucha de las corraleras, sino que las convirtió en campaña electoral, en un cartel, una mercancia de buen precio en el mercado de los votos, el único lenguaje que entienden los partidos políticos. Izquierda Unida se retrató a sí misma como el héroe que se enfrenta a los poderosos, y eso que los poderosos son sus socios, que pareciera que IU no es corresponsable de todo lo que hace el gobierno recortador de Susana Díez, la heredera no electa del preimputado Griñán, que directamente relacionado o no, pertenece al partido no solo de los EREs, sino de las mil y una corruptelas urbanísticas en cada pueblo andaluz que gobierna o gobernó un cacique sociolisto.

Y perdió el pueblo. Murió un foco de resistencia y de construcción social. La Corrala era un espacio de convivencia, un espacio de amor, un espacio social, de encuentro. En uno de sus primeros escritos, las corraleras decían “los habitantes de la Corrala toman decisiones, organizan sus tareas y miran al futuro de manera horizontal y asamblearia”. Bueno, se acabó tomar decisiones, organizar tareas y mirar al futuro de manera horizontal y asamblearia, cada uno queda rehubicado en el espacio que el sistema deseaba, aislados cada uno en su piso, sin esa relación, sin ese aprendizaje, sin esa construcción. Listos para ocupar el lugar que le corresponde en un barrio obrero, y si pueden (con suerte) con un puesto de trabajo alienante destinado a la subsistencia.


No quiero dejar de lado el hecho de que la lucha de estas personas ha sido un éxito y un ejemplo. Decidieron dar un paso adelante y lograron (parece) paliar su situación y hacer efectivo su derecho a la vivienda, y ahora les toca un descanso merecido. Pero la utopía se apagó, la utopía eura una construcción social distinta, la utopía, en definitiva, era la Corrala.

6 de abril de 2014

DESALOJO DE LA CORRALA UTOPÍA, IZQUIERDA INSTITUCIONAL Y FRACASO DE LAS LUCHAS POR LA SUPERVIVENCIA

Domingo 6 de abril, una intervención policial desaloja y pone fin a la corrala 'La Utopía'. ¿Y ahora qué? 
La corrala La Utopía era un símbolo del poder que se despertó el 15M y que durante los últimos años ha tratado de impulsar una transformación de la sociedad. Siempre precaria, la concienciación ha ido fructificando, ejemplos como Rodea el Congreso, las marchas por la dignidad, la PAH o Gamonal ponen de manifiesto que un incipiente contrapoder ha plantado cara al statu quo. Sin embargo, no ha sido suficiente, hasta ahora.

Sin duda, el desalojo de La Utopía supone un cambio de contexto y una lección de la que los movimientos sociales deberían sacar consecuencias si quieren mantenerse. En mi opinión el principal responsable del desalojo de la corrala es el poder político, que demuestra estar al lado de los intereses económicos más mezquinos, pero los movimientos sociales han cometido (desde mi punto de vista) errores que han facilitado este trágico final:

1. Después del 15M se perdieron las mayorías cuando la lucha social se “profesionalizó” y quedó dirigida por grupos de activistas profesionales, que apartaron al grueso de la sociedad de los asuntos públicos. A esto se une el hecho de la “burocratización” de las protestas divididas por sectores: vivienda, aborto, educación, sanidad, etc.

2. La división del cuerpo social entre la izquierda institucional y los grupos que trataban de empoderar a la ciudadanía. En este sentido IU ha jugado un papel nefasto, “movilizando” al cuerpo social para luego, una vez en el poder (Andalucía), desmovilizar y tratar de llevar a la sociedad al redil de los cauces institucionales. En el caso de la corrala Utopía, la unión de los intereses de parte de la misma a los intereses partidistas de IU ha significado su final, la influencia de este partido en la corrala ha desmovilizado a gran parte del cuerpo social que debería haberla defendido.

3. Involución de la izquierda, que ha llevado a defender la supervivencia sobre la vida. En el caso de La Utopía, cuando la lucha dejó de ser “por una transformación de los modos de vida” y se convirtió por una “solución al problema de la vivienda de las familias residentes”. Se pasó de oponer una alternativa al modelo actual, a pedir limosna.

Así pues, queda claro tras el desalojo que una o unas fuerzas políticas que en vez de oponer modelos distintos de vida al actual estado de cosas, le mendiguen soluciones a los actuales poderes, no están más que condenados a la inoperancia y al fracaso.

También queda de manifiesto la inutilidad del gobierno PSOE – IU en la Junta de Andalucía, gobierno, que a fin de cuentas no quiere o no puede convertirse en un contrapoder al gobierno de los banqueros.

Y finalmente queda también de manifiesto, por espectacular que pueda ser, que la profesionalización de los movimientos sociales, el hecho de que pequeños grupos tengan la responsabilidad principal de las respuestas al poder... se convierte en un factor de desmovilización, cuando el resto de la sociedad siente que el tema no va con ellos.

A partir de ahora, o se vuelva a la unidad contra la institución o se desaparece.

CGC // NOTON

4 de diciembre de 2013

La historia de Carlos // Una visión sobre la revista NOTON este verano

Ahora que termina el proyecto NOTON, y que es tiempo de pensar cosas nuevas, quisiera compartir este vídeo con vosotrxs en el que, gracias al Foro Andaluz de Comunicación, tuve la oportunidad de reflexionar sobre lo que ha significado para mí esta revista.

Gracias, hasta siempre por aquí, Carlos

26 de noviembre de 2013

El Topo nº 1 · 20.11.2013 ~ 20.01.2014

 
Sumario Nº 1 

En el número 1 de El Topo, reflexionaremos sobre el sabor calambrítico que provocan los kiwis (p. 3) y sobre la precariedad laboral de la hostelería sevillana (p. 3); de la mano de Adhara conoceremos nuevas soluciones frente al VIH y nuevos retos (p. 4); ¿Sostenibili-qué? (p. 5); profundizaremos en el concepto de plusvalía o, lo que es lo mismo, el sudor de las de enfrente (p. 6 y 7); volveremos a decir no a la guerra (p. 8); daremos una vuelta al concepto de participación en nuestra democracia (p. 9); conoceremos al Movimiento Andaluz por la Vivienda (p. 10-12); descorticaremos la nueva reforma eléctrica (p. 13); descubriremos el modelo de la Cooperativa Integral (p. 14 y 15); los Pony Bravo hablan de la cultura libre (p. 16); Raquel nos desmonta el mito de las Beatas (p. 17); Maspe nos da una lección de historia y nos recuerda que las mujeres no olvidan (p. 18); volaremos de la mano de la ficción de Silvia Nanclares (p. 19); Ana Jiménez, promotora del proyecto, se desnuda ante El Topo (p. 20 y 21); espiaremos lo que la gente va diciendo por ahí (p. 22); y descubriremos un planazo decrecentista en Sevilla (p. 24). Todo esto condimentado y aderezado con fotografías e ilustraciones que nos ayudarán a hacer aún más mágico este viaje de la mano de El Topo.

web http://eltopo.org/

Por la impunidad judicial con que actúan sus agresores // Periodista amenazado de muerte obligado a mantenerse en paradero desconocido

Durante más de 6 años viene sufriendo acoso a causa de su trabajo de investigación sobre corrupción institucional.

La justicia ha absuelto finalmente a uno de sus acosadores, pese a quedar demostrado que lo amenazaba a través de un teléfono de la Subdelegación del Gobierno.

Lleva más de cinco años esperando que juzguen al sicario que lo agredió en el 2008 y se le han negado las medidas cautelares de alejamiento que pidió contra él.

El periodista Tomas F. Ruiz publicó a lo largo del año 2003 y 2004 varias noticias en prensa local de Cuenca sobre la red de corrupción que afectaba al turismo de esta ciudad patrimonio de la Humanidad. Esta trama de corrupción comenzaba en el Ayuntamiento de Cuenca y alcanzaba la misma Dirección General de Turismo de Castilla-La Mancha en Toledo. A pesar de haber sido advertidos documentalmente de esta corrupción generalizada, ninguno de los organismos de inspección regional hizo nada al respecto. La nueva presidenta de CLM, Dolores Cospedal fue igualmente informada documentalmente de esta preocupante situación sin que haya tomado hasta la fecha ninguna medida correctora.

Absuelven a su primer agresor 

En febrero del 2005 Tomás F. Ruiz presentó la primera de sus denuncias, cuando fue atacado en la calle por el empresario turístico Guillermo de León Virtudes, al que el periodista citaba como corrupto en sus informaciones. En su denuncia, Tomás F. Ruiz demostró que su agresor lo estaba esperando a las puertas de su domicilio y que lo atacó mientras le repetía “te hemos dicho que te estés calladito”. Cuando el periodista logró zafarse de su atacante y huir, entró en la recepción de un céntrico hotel de Cuenca, frente al cual se había producido el ataque, y donde fue atendido por los recepcionistas. En el juicio que se derivó de dicha agresión no se tuvo en cuenta la declaración de los testigos de los hechos (los recepcionistas del hotel que asistieron a Tomas F. Ruiz y que requirieron la presencia de la policía). Tampoco se valoró el hecho de que el ataque se hubiera producido a escasos metros del domicilio del periodista, ni el informe policial aportado por Tomas F. Ruiz en el que se recogía la presencia del vehículo del agresor aparcado frente a la entrada de su casa. Aunque ambos hechos demostraban que el atacante lo estaba esperando y que fue un ataque premeditado, los hechos fueron valorados como un encuentro fortuito. 

El forense del juzgado de Cuenca accedió a las órdenes superiores de que emitiera un nuevo informe médico en el que las lesiones de Tomas F. Ruiz se redujeran de dos meses a tan sólo tres días de inhabilitación. A causa de los rasguños que Guillermo de León Virtudes presentaba, como consecuencia del forcejeo que mantuvo mientras el periodista intentaba huir de su ataque, Tomas F. Ruiz fue condenado a indemnizar a su agresor. 

Todos los recursos que Tomas F. Ruiz presentó por las numerosas irregularidades detectadas en el procedimiento fueron rechazados.

Amenazas de muerte

En diciembre del año 2006, Tomas F. Ruiz comenzó a recibir llamadas telefónicas donde le amenazaban de muerte si seguía investigando la corrupción institucional en la que se encontraban implicados varios cargos administrativos de Cuenca. Entre otros, en sus informaciones figuraban como funcionarios corruptos el secretario provincial de Turismo de Cuenca, Carlos Villar, su inmediato superior, el delegado de Turismo Raul Añover, así como el delegado provincial de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Cuenca, Angel Valiente Poyatos.

Tomas F. Ruiz citaba al entonces alcalde de Cuenca José Manuel Martínez Cenzano (ex presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha y ex Defensor del Pueblo) así como al ex senador por el PSOE Pedro Bustos Amores, delegado de Turismo en Cuenca, como implicados directos en la corrupción detectada en el sector turístico

Tomas F. Ruiz aportó pruebas del trato de favor que dos empresas de turismo conquenses recibían por parte de la Administración (CUSETUR y TURALIA), dándose incluso la circunstancia de que los encargados administrativos de velar por su cumplimiento, permitían a estas empresas que infringieran sistemáticamente la ley de Turismo. 

En febrero del año 2007, Tomas F. Ruiz continuaba recibiendo amenazas de muerte, en esta ocasión desde un número telefónico que quedó recogido en su teléfono móvil y que fue constatado por los agentes de la policía nacional cuando presentó su denuncia. Este número de teléfono correspondía a la Subdelegación de Gobierno de Cuenca.

En julio de 2008, ante la reiteración de las amenazas de muerte, la nula actuación judicial al respecto y el significativo hecho de que algunas de estas amenazas proviniesen de una dependencia del ministerio del Interior, Tomás F. Ruiz consideró que su vida podía estar en peligro y se vio obligado a abandonar la ciudad de Cuenca, instalándose en Madrid, desde donde prosiguió con su trabajo periodístico de investigación sobre corrupción institucional.

Complicidad de la Administración 

Durante octubre y noviembre de este mismo año, Tomas F. Ruiz se trasladó esporádicamente a Cuenca y consiguió pruebas documentales -en forma de videos y fotografías- de cómo las dos empresas implicadas en la red de corrupción estafaban a los turistas, proporcionándoles guías turísticos sin acreditación oficial y que llegaban a provocar la indignación de los propios clientes, tal y como recogen las cartas de protestas publicadas en la prensa local de Cuenca. 

Tomas F. Ruiz hizo resaltar el hecho de que el secretario de Turismo de esta ciudad, Carlos Villar, hubiera desarrollado una insistente labor de persecución de todos los guías turísticos que operaban en la ciudad sin acreditación oficial, a excepción de los que pertenecían a las empresas protegidas, CUSETUR y TURALIA (uno de cuyos titulares era el mismo empresario que atacó al periodista a las puertas de su domicilio, Guillermo De León Virtudes).

A principios de noviembre del 2008, Tomas F. Ruiz envió todas estas pruebas de trato de favor e infracción sistemática de la ley de Turismo a la Inspección de Turismo de Castilla-La Mancha, desde donde le respondieron que iniciarían inmediatamente actuaciones correctoras. 

El 28 de este mismo mes, Tomas F. Ruiz fue atacado por un individuo a las puertas del Parador Nacional de Cuenca, mientras grababa la estafa que se cometía contra un grupo de turistas japoneses. El objetivo del sicario era destruir la cámara del periodista y coaccionarle para que a partir de entonces mantuviera “la boca cerrada” y abandonara su investigación sobre corrupción institucional. Los policías nacionales que acudieron al lugar de los hechos, a pesar de que Tomás F. Ruiz les mostró su carné oficial de periodista, se negaron a detener su agresor. También se negaron a mostrar al periodista sus números de placa cuando éste los requirió a que lo hicieran. 

Cinco años después de este atentado, el autor de esta agresión, perfectamente identificado y localizado, sigue sin ser juzgado.

“Estamos protegidos por el juez”

Ante el evidente peligro que corría su vida, Tomas F. Ruiz se traslada a vivir a Madrid, donde a principios de 2011 se encontró merodeando por los alrededores de su domicilio al mismo sicario que le había agredido en Cuenca. 

El periodista presentó denuncia en la comisaría de Retiro de Madrid, donde los policías que le atendieron le informaron que no podían hacer nada al respecto, al no existir ninguna medida cautelar contra su agresor que le obligara a mantenerse alejado. 

En las nuevas amenazas telefónicas que comenzó a recibir desde este momento, sus acosadores le informaban de que conocían su paradero en Madrid y que se abstuviera de seguir adelante con sus denuncias o las consecuencias serán mucho peores que las sufridas hasta ese momento. 

En diciembre de 2011, y dado que el periodista no contestaba a las llamadas con remitente anónimo que recibía, le enviaron un mensaje de texto en el que sus acosadores le advertían que si continua adelante con su labor periodística y sus denuncias, le matarían. 

En este mensaje, se jactaban igualmente de estar protegidos por el juez. El periodista presentó nueva denuncia en Madrid, donde los agentes de policía nacional recogieron en el atestado el texto del mensaje recibido: “si sigues adelante te matamos… ¡No ves que nos protege el juez! ”. 

El 30 de noviembre del 2012, el magistrado Gonzalo Criado del Rey Tremps, titular del juzgado nº 1 de Cuenca, absolvió al autor de las amenazas de muerte Fco. Javier de Leon Cuesta, un funcionario de la Subdelegación de Gobierno de Cuenca que es familiar consanguíneo del primer agresor del periodista

Todos los documentos oficiales sobre este caso, así como las pruebas de corrupción administrativa o cualquier otra informacion, pueden solicitarse al e mail fruiztom@gmail.com

25 de noviembre de 2013

[Rajoy]

Retrato de Rajoy con la lengua arrancada y un ano con hemorroides saliéndole de la boca

Misoginia en la literatura // 'El Criticón' de Baltasar Gracián

CRISI DECIMATERCIA
La feria de todo el Mundo

 Contaban los antiguos que cuando Dios crió al hombre encarceló todos los males en una profunda cueva acullá lejos, y aun quieren decir que en una de las islas Fortunadas de donde tomaron su apellido; allí encerró las culpas y las penas, los vicios y los castigos, la guerra, la hambre, la peste, la infamia, la tristeza, los dolores, hasta la misma muerte, encadenados todos entre sí. Y no fiando de tan horrible canalla, echó puertas de diamante con sus candados de acero. Entregó la llave al albedrío del hombre, para que estuviese más asegurado de sus enemigos y advirtiese que, si él no les abría, no podrían salir eternamente. Dejó, al contrario, libres por el mundo todos los bienes, las virtudes y los premios, las felicidades y contentos, la paz, la honra, la salud, la riqueza y la misma vida. 

Vivía con esto el hombre felicísimo. Pero duróle poco esta dicha; que la mujer, llevada de su curiosa ligereza, no podía sosegar hasta ver lo que había dentro la fatal caverna. Cogióle un día bien aciago para ella y para todos el corazón al hombre, y después la llave; y sin más pensarlo, que la mujer primero ejecuta y después piensa, se fue resuelta a abrirla. Al poner la llave aseguran se estremeció el universo; corrió el cerrojo y al instante salieron de tropel todos los males, apoderándose a porfía de toda la redondez de la tierra. 

La Soberbia, como primera en todo lo malo, cogió la delantera, topó con España, primera provincia de la Europa. Parecióla tan de su genio, que se perpetuó en ella, allí vive y allí reina con todos sus aliados: la estimación propia, el desprecio ajeno, el querer mandarlo todo y servir a nadie, hacer del don Diego y vengo de los godos, el lucir, el campear, el alabarse, el hablar mucho, alto y hueco, la gravedad, el fausto, el brío, con todo género de presunción; y todo esto desde el noble hasta el más plebeyo. La Codicia, que la venía a los alcances, hallando desocupada la Francia, se apoderó de toda ella, desde la Gascuña hasta la Picardía, distribuyó su humilde familia por todas partes: la miseria, el abatimiento de ánimo, la poquedad, el ser esclavos de todas las demás naciones aplicándose a los más viles oficios, el alquilarse por un vil interés, la mercancía laboriosa, el andar desnudos y descalzos con los zapatos bajo el brazo, el ir todo barato con tanta multitud; finalmente, el cometer cualquier bajeza por el dinero; si bien dicen que la Fortuna, compadecida, para realzar tanta vileza introdujo su nobleza, pero tan bizarra, que hacen dos extremos sin medio. El Engaño trascendió toda la Italia, echando hondas raíces en los italianos pechos; en Napoles hablando y en Genova tratando, en toda aquella provincia está muy valido, con toda su parentela: la mentira, el embuste y el enredo, las invenciones, trazas, tramoyas, y todo ello dicen es política y tener brava testa. La Ira echó por otro rumbo. Pasó al África y a sus islas adyacentes, gustando vivir entre alarbes y entre fieras. La Gula, con su hermana la Embriaguez, asegura la preciosa Margarita de Valois, se sorbió toda la Alemania alta y baja, gustando y gastando en banquetes los días y las noches, las haciendas y las conciencias; y aunque algunos no se han emborrachado sino una sola vez, pero les ha durado toda la vida; devoran en la guerra las provincias, abastecen los campos, y aun por eso formaba el emperador Carlos Quinto de los alemanes el vientre de su ejército. La Inconstancia aportó a la Inglaterra, la Simplicidad a Polonia, la Infidelidad a Grecia, la Barbaridad a Turquía, la Astucia a Moscovia, la Atrocidad a Suecia, la Injusticia a la Tartaria, las Delicias a la Persia, la Cobardía a la China, la Temeridad al Japón, la Pereza aun esta vez llegó tarde, y hallándolo todo embarazado, hubo de pasar a la América a morar entre los indios. La Lujuria, la nombrada, la famosa, la gentil pieza, como tan grande y tan poderosa, pareciéndola corta una sola provincia, se extendió por todo el mundo, ocupándolo de cabo a cabo; concertóse con los demás vicios, aviniéndose tanto con ellos, que en todas partes está tan valida, que no es fácil averiguar en cuál más: todo lo llena y todo lo inficiona. Pero como la mujer fue la primera con quien embistieron los males, todos hicieron presa en ella, quedando rebutida de malicia de pies a cabeza.


NOTA: El Criticón es un libro genial, y Gracián alguien de quién se puede aprender mucho en los tiempos que corren. El presente ejemplo valga únicamente para indicar hasta que punto históricamente las mujeres han sido perseguidas y castigadas.

22 de noviembre de 2013

Cumbre Social y Mareas Ciudadanas: Como expoliar una ilusión colectiva

Fuente: madrilonia.org


Desde el pasado mes de septiembre de 2011 con el nacimiento de la Marea Verde, la posición de los sindicatos CCOO y UGT con respecto a las movilizaciones ha sido ambivalente, cuando no directamente reactiva. La Marea Verde nació como una superación de forma y tono de las mediaciones sindicales que habían venido rigiendo los conflictos educativos en los últimos años: superó el discurso corporativista centrado exclusivamente en los salarios y los derechos de los trabajadores, y emplazó a la movilización por un derecho de todos, el derecho a la educación, que también afectaba y defendían padres, madres, alumnos y muchos otros. Se impuso una forma de funcionamiento mucho más abierta que entraba en tensión con la propia estructura sindical; dicha tensión se vió reflejada principalmente en la negativa a convocar una huelga indefinida en el sector educativo. Sin embargo, la cualidad y la potencia de la Marea, aún con sus problemas internos desbordó las movilizaciones, tomó colegios, hizo huelgas de toda la comunidad educativa, incluyendo a la Ampas, y devolvió al conflicto educativo al centro de la lucha política por los derechos colectivos.

Meses después, con el nacimiento de la Marea Blanca, esa posición del sindicalismo tradicional estuvo ya ampliamente superada por una estructura hiper-compleja de asambleas de hospital y centros de salud, colectivos, asociaciones gremiales, sindicatos más variados y con más capacidad de conflicto, etc. Sin tener la batuta del tempo político, en Sanidad se ha dado la paradoja de que esa “debilidad del sindicalismo” ha abierto la movilización en el tiempo y el espacio. La Marea Blanca sigue teniendo hoy una potencia enorme.

Tras esos desplazamientos, CCOO y UGT necesitaban un mecanismo de legitimación social que se pareciera a las Mareas sin llegar a serlo del todo. Demostrando que van un paso por detrás en imaginación política lanzaron la “Cumbre Social”, una imitación de los Foros Sociales convocados desde 2001 por el movimiento alterglobalización. Es este caso, un espacio aglutinador de sindicatos, organizaciones sociales, ONGs e Izquierda Unida. Bajo ese paraguas se convocaron dos huelgas generales.

El pasado 23 de febrero, un pequeño grupo de distintos espacios ligados a las Mareas en Madrid convocó una Marea Ciudadana siguiendo el mito de la “Unidad” y apelando a que una convergencia de las distintas Mareas supondría un crecimiento en la lógica de conflicto. La movilización fue un éxito espectacular que dejó de nuevo a las cúpulas sindicales fuera de cuadro mientras sus bases se dedicaban a mover de forma autónoma la convocatoria. No parece que las hayan escuchado.

Esta experiencia se iba a reeditar este sábado en una manifestación convocada en primer lugar por el grupo Tribunal Ciudadano (que ha recogido y analizado miles de hipotecas para poner un querella por sobretasaciones y cláusulas abusivas a los directivos bancarios) que había invitado a sumarse a Mareas Ciudadanas, asambleas de barrio y otros espacios. La Cumbre Social entonces, inició un acercamiento a dicho espacio para, siguiendo con la retórica de la unidad, tener más fuerza; querían retirar de los lemas de la manifestación “Juico a la Banca” y dejar solo “Salvemos lo público” y “Salvemos las personas”, como si se pudiera salvar lo público y a las personas sin un juicio a la banca. Este intento de retirar a la banca de la agenda pública muestra con quién están los sindicatos. El Tribunal y las Mareas rechazaron la integración de los sindicatos como tales (podían acudir como individuos a apoyar la manifestación) y fueron a legalizar la manifestación; su sorpresa fue mayúscula cuando descubrieron que los sindicatos ya habían legalizado una manifestación para ese día. Esa es la forma de colaborar y cooperar de CCOO y UGT con los movimientos: restar fuerzas convocando el mismo día y rebajar los contenidos sacando a la banca de la ecuación.
El resultado es que el sábado habrá en Madrid dos movilizaciones. Una, convocada desde abajo, por Mareas, asambleas del 15M y el Tribunal Ciudadano, saldrá el sábado 23 a las 12 horas de Plaza de España hasta Sol, con los lemas de “Juicio a la banca”, “Salvemos lo público”, “Salvemos las pensiones” y “Salvemos a las personas”

La otra (Atocha-Alcalá a la misma hora con los mismos lemas copiados excepto el de la banca) solo sirve para que las cúpulas de CCOO y UGT salven mínimamente la cara tras meses de absoluto silencio y, sobre todo, para intentar redibujar el mapa de la situación del eje Abajo-Arriba (no somos mercancía en manos de banqueros y políticos) al eje Izquierda-Derecha (la derecha recorta los servicios públicos y es mala -aunque la “izquierda” también lo haría); han intentado convertir la convergencia que se produjo a partir de una ilusión colectiva, la del mito de las Mareas Unidas, en un mecanismo de aparatos institucionales buscando recuperar hegemonías, poniéndose delante de miles de personas que luchan día a día y de forma horizontal en sus barrios y lugares de trabajo. Ponerse delante para presentarse como los interlocutores con el gobierno, negociar en nuestro nombre y seguir cobrando por representarnos. Por su parte, IU ha convocado también esta movilización con el lema “2 años de Gobierno del PP”. En agosto, cuando ya se había convocado la manifestación del 5 de octubre por la dimisión del Gobierno de Rajoy, Cayo Lara añadió confusión al anunciar que para ese mes IU preparaba una movilización “unitaria” por la retirada del Ejecutivo, sin que en ningún momento se haya hecho público quién estaba participando en ese espacio unitario. Ahora vemos lo que había detrás: nada.

No necesitamos que nos representen, gracias. Los sindicatos mayoritarios son una sombra de lo que fueron los sindicatos de los siglos XIX y XX. Desde que estalló la crisis no se han plantado ni una sola vez de forma completa y firme. Tienen miedo de perder la legitimidad frente al poder. No han entendido que el poder es la gente y a ella deberían responder. Pero claro, la sorpresa es pequeña. Es difícil no recordar el papel que jugaron CCOO y UGT (e IU) aceptardo y manteniendo en el modelo financiero de las Cajas de Ahorros, con Bankia a la cabeza; es dificil olvidar que entre los 33 de Bankia hay cargos de dichas organizaciones o que el congreso de administración de Bankia era una de las monedas de cambio y pacificación de la ciudad.

La Unidad no es buena per se, depende de la materialidad que construya. Quizás por eso el 15M se protegió tanto y tan bien declarando de forma continua su apartidismo. Lo que algunos vieron como indefinición o como hacerle el “juego a las derechas” ha resultado ser el mejor mecanismo contra la manipulación.


Madrilonia

22/11/2013